Descripción del proyecto

Este proyecto es un ejemplo de una cocina office integrada en el salón. Se trata de una cocina en blanco y negro con una península muy grande con servicios a ambas caras y un pavimento de Porcelanosa imitando a madera en tono gris ceniza. También está compuesta por un armario corredero con hojas lacobel, una en blanco y otra en negro, y perfilería de aluminio al igual que todos los detalles de herrajes, tiradores, campana, horno, micro…

Como detalles significativos destacar la persiana de aluminio, donde se encuentran la lavadora, la secadora…; así como los enchufes escamoteables que podemos observar en la bancada para dotarla de servicio eléctrico. Todos esos servicios que se intentan integrar en el proyecto de una cocina y que le añaden funcionalidad siguiendo los deseos del cliente.

La tendencia hoy día se inclina hacia cocinas muy neutras, de colores blancos, acero inoxidable, aluminio…